Seguidores

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Cómo identificar una "Secta" o "Culto Religioso"

Cómo identificar una Secta o Culto religioso

Una de las principales señales que nos indican que estamos en los "últimos días" es la proliferación a niveles astronómicos de las sectas religiosas. Recuerden que en Mateo 24, cuando los discípulos abordaron a Jesús con la siguiente pregunta: "Queremos que nos digas cuándo va a ocurrir esto. ¿Cuál será la señal de tu regreso y del fin del mundo?"; a lo que Jesús respondió, primeramente y antes que todo…"Tengan cuidado que nadie los engañe. Porque vendrán muchos haciéndose pasar por mí. Dirán: 'Yo soy el Mesías', y engañarán a mucha gente…" Mateo 24: 3-5.
Si usted continúa leyendo a partir del versículo 6, usted notará que Jesús menciona varios factores que debíamos tener en cuenta para saber la proximidad de "de su regreso y del fin del mundo". Sin embargo, note que Jesús da prioridad al hecho de que se levantarían líderes reclamando tener la capacidad de traer salvación a través de su mensaje, dejando a un lado la exclusividad salvadora del Verdadero mensaje del Mesías, Jesucristo.
Por favor acompáñenme en el análisis de algunos de estos grupos que ya se cuentan por docenas en todo el mundo. Debo recordarles que las creencias de estos grupos, las tergiversaciones que hacen al Verdadero Evangelio, no son nuevas en lo absoluto. De hecho, una gran parte de las Epístolas y Cartas escritas por los apóstoles, tienen sus raíces en la aparición de varias de estas creencias heréticas y groseras tergiversaciones del Evangelio de Cristo.
¿Cómo reconocer una secta religiosa o un culto?
Prácticamente todos las sectas o cultos tienen ciertas características que muestran al observador que algo no está bien, que hay algo erróneo acerca de tal o cual grupo religioso.
Una de las formas más simples de identificar una secta o un culto es preguntase:
1. ¿Qué cree tal grupo acerca de Jesús?
Jesucristo es Dios, Señor de todo lo que hay, la única fuente de salvación. Pues sin excepción, una secta religiosa o un culto siempre acompañará esta Verdad con algo más que, según ellos, es tan necesario para lograr la salvación, como lo es Jesucristo. En otras palabras, tendrán algún rito, doctrina o costumbre que es igual a Cristo; o dicho grupo tendrá un líder religioso que es igual o semejante a Cristo. O sea que, aun cuando reconocen a Cristo como Salvador, siempre reclamarán que algo más es necesario para lograr llegar al cielo.
Ejemplos de algunos prerequisitos para llegar al cielo establecidos por estos grupos: Hare Krisna, el Sábado, las obras, María, sólo Jehová, Buda, Tú mismo eres tu dios, etc. Las sectas religiosas enseñan que la salvación se obtiene a través de Cristo, más su pequeña variación o doctrina. ¡Algunas sectas no reconocen a Cristo en lo absoluto! Es posible que igualen a Cristo con sus maestros o con algún "gran hombre en la historia". La forma más eficiente de reconocer a una secta o culto religioso es identificando la forma en la que ellos consideran a Jesucristo.
2. Lo segundo es que los cultos frecuentemente intentan inculcar miedo a sus seguidores. A los 'creyentes' se les enseña constantemente que su salvación sólo se obtiene permaneciendo en dicha secta. (Comience a comparar y analice si usted está en una de estas sectas religiosas). A menudo enseñan a sus seguidores 
· "Si nos abandonas, perderás tu salvación";
 
· "Si no guardas el sábado pierdes tu salvación";
 
· "Jehová es un sólo Dios y nadie más es Dios, ni siguiera Jesucristo",
 
· "Sólo entrarán al cielo 144,000,",
 
· "Si comes ciertas carnes estás pecando", etc.
3. La tercer área tiene que ver con la exaltación del líder del culto. Los cultos con frecuencia se centran alrededor de un hombre o de una mujer quien intenta ganar poder, dinero o influencia mediante la manipulación de los miembros del grupo. Casos como este lo encontramos en 
a. La iglesia de la unificación, con su líder Sun Myung Moon.
 
b. Los Hijos de Dios, bajo su líder Moisés David Berg, el cual es un líder autocrático.
 
c. El Templo del Pueblo, bajo Jim Jones, quien se hizo muy famoso por pedir a sus seguidores que murieran con él.
Ahora bien, existe una gran diferencia entre los motivos y orientaciones de los líderes de estos grupos y los líderes realmente cristianos. Un líder auténticamente cristiano, uno que le sirve a Jesús tiene una meta, y esa meta es exaltar, revelar y poner de manifiesto a Jesús. Cuando alguien dice que tiene otra revelación de Dios, que ha recibido otra profecía o que él o ella es el enviado especial de Dios para salvar al mundo, usted se enfrenta con un grupo religioso clasificable como una secta o un culto.
Un detalle final con respecto a estos grupos es el tenaz interés por no dejar crecer en el conocimiento de la Palabra a sus miembros. Un pastor verdadero hará todo lo posible para que los miembros de su congregación logren madurez tan pronto como sea posible, para que entonces ellos a la vez se conviertan en pastores. Muchos de estos grupos solamente estudian los materiales enviados, o por lo menos basan la gran parte de sus estudios en ellos. A veces perpetúan la dependencia espiritual de forma que los miembros pierdan la habilidad de tomar decisiones independientes y racionales. A menudo se usan técnicas de lavado de cerebro para logra comportamientos de los miembros como si fueran robots.
Existen muchas otras características que podríamos mencionar de estos grupos, pero estas mencionadas exteriormente parecen ser las más prominentes.


viernes, 19 de octubre de 2012


LAS CONSECUENCIAS QUE TRAE CONSIGO LA VENIDA DEL SEÑOR
Acabaremos el tema de la Segunda Venida del Señor hablando de sus consecuencias. 
Como ya discutimos ligeramente el propósito de la Segunda Venida de Jesús a la tierra, concentraremos nuestras energías en otro aspecto de igual relevancia. ¿Es posible que ese sea el final? ¿No habrá otro chance para la humanidad? ¿Qué pasará con todos? Estas y otras preguntas vamos a responder a la luz de la Biblia, evitando la especulación en lo que cabe posible.
1.    EN EL ARREBATAMIENTO
En este período del plan perfecto de Dios, aquellos que creyeron en Él y aceptaron su gracia divina, serán exaltados, muertos y vivos, y recibirán a Jesús en el aire, y partirán de este mundo con Él, para celebrar las Bodas del Cordero. Ese día cuando la iglesia de Dios y Jesús se reúnan en el cielo (Apocalipsis 19:7-9; 1 Tesalonicenses 4:7).
Ya que los cristianos han partido del mundo, los que no aceptaron a Jesús y el gobierno de Dios, serán dejados en la tierra para hacer lo que se les plazca. El mal y la violencia serán característicos de esas personas en este período. Y esto servirá para que otros puedan convertirse al Señor y tener su última oportunidad. Ésta será la última oportunidad que tendrán los hombres después del arrebatamiento.
2.    LA GRAN TRIBULACIÓN
Seguido de este evento tan esperado, una tribulación después de un período de paz, será la que devaste la tierra (Daniel 9:27; 7:23; Apocalipsis 13:16-17).
En Apocalipsis 13: 16-17 se revela con exactitud la abominación que se desatará en este momento crucial del plan de Dios. El cuerno pequeño, el Príncipe que gobernará en este tiempo, se autoproclamará como un dios, haciendo que todos lo adoren y todos se sometan a su voluntad. Pero luego, una guerra se levantará para terminar con este tiempo y Cristo vendrá con todo su poder y gloria para juzgar a las naciones y establecer su reino milenial en la tierra, apresar al Diablo y proclamar paz (Ezequiel 38 – 39; Apocalipsis 20:1-7; Lucas 17:24; Juan 3:31; Romanos 1:18).
3.    REINO MILENIAL
Al Venir Jesús por segunda vez, trae juicio para la humanidad. Después de encerrar a Satanás, la serpiente antigua (Apocalipsis 20:2), juzgará a las naciones, y aquellos que por causa de la tribulación, entendieron el propósito de Dios, tendrán su última oportunidad, una que la Biblia describe como “la primera resurrección” (Apocalipsis 20:4-5). Estos, que no aceptaron el gobierno del dictador durante el período de la tribulación, o la persecución, gobernarán con Cristo durante los mil años en la tierra, hasta que la serpiente antigua sea liberada de nuevo (Apocalipsis 20:3; 7), para engañar de nuevo al mundo y cumplir con la profecía de la guerra de Gog y Magog, una descrita en Ezequiel 38 – 39 como una guerra contra Israel en éste período de paz.
Aparentemente, Gog y Magog, que son dos pueblos en este versículo, pelearán entre sí, y el Israel inconverso quedará atrapado en medio de esta guerra; Satanás los engañará para que se destruyan entre sí y el hombre será destruido. Esta profecía parece tener relación con aquella encontrada en Isaías 27:1, donde el Leviatan, la serpiente veloz y tortuosa, pueden representar las dos grandes partes involucradas en la guerra. Esta es la forma en que Dios desatará su ira contra los impíos, y aquellos que no lo aceptaron.
Duffield nos dice: “El rapto es seguido por el juicio de la recompensa de los creyentes y la cena de las Bodas del Cordero; la revelación es seguida por la derrota del anticristo y las naciones malvadas, y el establecimiento de su reino milenial (Apocalipsis 19:20)”.[1]
“Los santos de la tribulación son levantados, y juntamente con los santos de la iglesia, reinan con cristo por mil años”.[2]
4.    LUEGO DEL MILENIO
Luego de la inevitable realidad, los vencedores del mundo, serán llamados a vivir eternamente con Cristo Jesús en el cielo (Apocalipsis 2:7).  
“El que venciere no será dañado por la segunda muerte”[3] (Apocalipsis 2:11). En Apocalipsis 20:6 se describe esta victoria como la primera resurrección, es esta resurrección en la culminación de la tribulación, justo cuando Jesús viene con su poder y gloria para juzgar al mundo, y llevarse a aquellos santos que superaron las pruebas en al tribulación, y que no le rindieron tributo al enemigo.
5.    VIDA ETERNA
Y esta es la promesa que Él nos hizo, la vida eterna” (1 Juan 2:25)
“VIVIR, vivir plenamente es la máxima aspiración natural de todo ser humano normal; y la promesa y provisión por excelencia de Cristo a sus seguidores es la vida abundante y eterna”.[4]
La pregunta que nos concierne en este espacio es ¿Cómo obtenemos la vida eterna?
La respuesta se encuentra escrita en Juan 3:16 cuando dice “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito, para que todo aquél, que en Él cree, no se pierda más tenga vida eterna”.[5]
Un mensaje similar nos aparece en Romanos 10:9 “que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios lo levanto dentro de los muertos, serás salvo” (Op. Cit. Reina Valera 1960).
Todo parece indicar que lo que necesitamos es creer firmemente dentro de nuestros corazones en Jesús y Dios como su Padre, en las promesas que nos hizo y en la aceptación de su gobierno.
Atendiendo la Ley y observando la justicia, solamente así, veremos nuestra recompensa, una corona de justicia, después de todos estos eventos escatológicos (2 Timoteo 4:6-8).  
                                                             


     
                                                                                      
                                                                                                        
[1] Op. Cit. Duffield. Pp. 329.
[2] IBID. Pp. 330
[3] La segunda muerte ocurre después de la primera resurrección, en la segunda resurrección, cuando los impíos son resucitados, y Satanás junto con ellos, para que estos pueblos sean destruidos.
[4] Las Hermosas Enseñanzas de la Biblia; traducido por el Lic. en Teología Héctor J. Peverini. Segunda Edición 1984. Publicaciones Interamericanas. Pp. 757
[5] Op. Cit. Reina Valera 1960. 

lunes, 6 de agosto de 2012

LA IMPORTANCIA DEL CONOCIMIENTO DE LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO


La importancia de conocer esta doctrina radica en la forma y propósito en que sucederá este evento próximo. La Segunda Venida de Cristo es inminente, y se encuentra dentro de las profecías más importantes del Antiguo y Nuevo Testamento.
Si pudiéramos evaluar su importancia “por la frecuencia de la referencia al mismo, la Segunda Venida de Cristo, sería en verdad un tema de primera importancia”.[1]
“La Segunda Venida de Cristo es mencionada más de 300 veces en el Nuevo Testamento”[2], eso significa una vez cada veinticinco versículos. Solamente en las epístolas de Pablo hay más de cincuenta referencias al segundo advenimiento[3]. Jesús mismo describe su segunda venida y exhorta a sus seguidores a que estén alertas y no se descuiden, estando siempre vigilantes en espera de este evento intrínseco. Libros (I y II Tesalonicenses) y capítulos enteros (Mateo 24, 25; Marcos 13; Lucas 21), centran su atención en este punto. “En cinco pasajes del Nuevo Testamento se dice que la postura del creyente debe ser la de esperar la venida del Señor”[4] (1 Ts. 1:9-10; Rm. 8:23-25; 1 Co. 1:7; Gál. 5:5; Stg, 5:7).
“La esperanza de la Segunda Venida de Cristo provee la motivación para una vida cristiana práctica”[5]:

Para amor fraternal
1 Tesalonicenses 3:12-13
Para santidad
Romanos 13:12-14; 1 Tesalonicenses 3:13, 5:23; 1 Juan 3:3; Tito 2:11-13
Para congregarse con fidelidad para la adoración
Hebreos 10:25
Para fidelidad en el servicio cristiano
1 Timoteo 4:13-16; 2 Timoteo 4:1-2; 1 Pedro 5:2-4
Para una continua pasión por las almas
1 Tesalonicenses 1:9-10, 2:11-20
Para consolidación en tiempo de aflicción
1 Tesalonicenses 4:14-18


[1] Guy p. Duffield y Nathaniel M. Van Cleave. Fundamentos de Teología Pentecostal. Segunda Edición en Español 2002 Colombia. Editorial Desafío. Pp. 321.
[2] IBID.
[3] Es otra forma de conocer la doctrina de la SEGUNDA VENIDA DE CRISTO.
[4] IBID.
[5] IBID.

sábado, 4 de agosto de 2012

DESPUÉS DEL PERÍODO DE PAZ VIENE LA PERSECUSIÓN


PERÍODO DE PERSECUCIÓN. 
Después de esta serie de eventos desafortunados para Israel, el cuerno pequeño, verá una oportunidad para poder tomar el control y declararse el gobernador mundial, un dictador que será causante de muchas catástrofes. En una noche se apodera del control político, económico y religioso del mundo. Se proclama a sí mismo gobernador sobre toda raza, lengua y nación (Apocalipsis 13:7), y Daniel predice que devorará toda la tierra, la «trillará y despedazará» (Daniel 7:23). Igualmente se apodera del poder económico de todo el mundo y nadie puede comprar o vender sin su autorización (Apocalipsis 13:16-17).
Es precisamente en este momento que empieza la conocida “Gran Tribulación” (Daniel 12:1; Mateo 24:21; Apocalipsis 7:14). En Jeremías lo describe como el tiempo de la angustia de Jacob. Será un tiempo de angustia sin precedentes para Israel, y millares de judíos serán masacrados (Zacarías 13:8). El templo mismo será profanado y pondrán un ídolo del gobernador mundial en él (Apocalipsis 13:15), y a veces el mismo gobernador se sentará en el templo para ser adorado (2Tesalonicenses 2:4). Esta es la abominación de desolación descrita en conexión con la cesación de los sacrificios. El gobernador mundial también se presentará a sí mismo como un dios y exigirá que todos le tributen adoración, a quienes no obedezcan este decreto, sufrirán la  pena de muerte (Apocalipsis 13:8; 13:15).
Este período final comenzará a mediados de los siete años originalmente pactados y, en consecuencia, durará cuarenta y dos meses (Apocalipsis 11:2; 13:5; véanse Daniel 7:25; 9:27; 12:11-12).
Luego de estos acontecimientos que devastaran en gran medida a la población mundial que quedará después del arrebatamiento, Jesús vendrá con su poder y gloria, trayendo juicio sobre los malvados en la tierra y para establecer su reino milenial. 

miércoles, 1 de agosto de 2012

UN PERÍODO DE PAZ


Este período sigue la profecía de Daniel 9:27, donde explica que Israel establecerá un pacto con el príncipe pequeño de Daniel 9:26. Éste pacto consiste en un espacio de siete años o setenta semanas, donde el príncipe pequeño será su gobernante. Los detalles de este pacto no son muy claros, pero todo parece suponer que se trata de un pacto de protección. Israel ya no tendrá conflictos armados y el mundo estará en completa paz, mientras el cuerno pequeño, el príncipe que los regirá, no rompa el pacto. Cuando esto suceda, colocará su imagen el templo judío y exigirá que se le rinda culto (Mateo 24:15; 2 Tesalonicenses 2:3-4[1]). También dentro de este tiempo, el templo de Jerusalén que fue destruido en el año 70 d.C. será reconstruido, para cumplir la profecía de la abominación en el templo. Hecho bien marcado en Daniel 9:27, donde se predice que cesará el sacrificio, hecho apoyado por Daniel 12:11 que habla de la finalización de los sacrificios diarios. Obviamente los sacrificios no podían cesar sin haber sido reiniciados, y la reiniciación de los sacrificios requiere de un templo en Jerusalén. Nadie sabe exactamente en qué momento será reedificado el templo, pero es claro que estará en funcionamiento cuando comience este período de paz.
No obstante esta tranquilidad será intervenida por un ataque protagonizado por los enemigos de Israel al mismo. Éste es un hecho dramático descrito en Ezequiel 38 – 39. En la cronología de los sucesos escatológicos, Ezequiel 38, ubica este ataque en un período de paz en Israel; período que podemos analizar con el que se da después de haber hecho el pacto con el cuerno pequeño, o el príncipe que los gobernará. Este ataque, desafía todo el pacto de relaciones entre Israel y el príncipe. Pero debido a que se trata de un ataque sorpresivo, no habrá un ejército que los defienda de los invasores. En cambio, Dios interviene sobrenaturalmente para salvar a su pueblo y acaba con las fuerzas invasoras en una serie de catástrofes descritas en Ezequiel 38:18-23. Esta guerra destruye el período de paz y prepara el camino para el nuevo período final.


[1] Éste versículo nos habla claramente que este cuerno pequeño, y el período de siete años, debe de tratarse antes que la venida del señor. El propósito de 2 Tesalonicenses es corregir el error en Tesalónica de que le venida del Señor ya está, poniendo en claro que la gran apostasía y la venida del hijo de pecado, así como las señales que ya mencionamos al principio de esta investigación, preceden a la Segunda Venida de Cristo. En éste versículo, la resurrección ya está hecha, y ahora esperamos a nuestro Señor, con toda su gloria, para juzgar al mundo por sus obras. 

lunes, 30 de julio de 2012